Ir al contenido
Información > Audiencias

Progreso, pero no igualdad salarial

3 minutos de lectura | Stacie M. de Armas, SVP de Diverse Consumer Insights and Initiatives, Diversity, Equity & Inclusion Practice, Nielsen | Octubre 2020

La comunidad hispana ha logrado un importante progreso económico en Estados Unidos en los últimos 10 años, con un creciente poder adquisitivo, una mayor adquisición de riqueza y un aumento de las tasas de participación en la fuerza laboral. En lo que respecta a la igualdad de salarios en Estados Unidos, las latinas cobran de media mucho menos que sus colegas varones blancos.

De hecho, de todas las celebraciones del día de la igualdad salarial del año, el #LatinaEqualPayDay es la última, que denota hasta qué punto la latina media debe trabajar para ganar lo mismo que su homólogo masculino en el año anterior, independientemente de la experiencia o el tipo de trabajo. 

Los datos de Nielsen muestran que la población latina ha seguido transformándose aunque sus salarios no lo hayan hecho. En comparación con los ingresos de los hombres blancos, el National Women's Law Center calcula que la diferencia salarial de las latinas sólo se ha reducido en unos 4 céntimos en los últimos 40 años. Ganando sólo 54 centavos por cada dólar pagado a los hombres blancos, las latinas tendrían que trabajar unos 23 meses para ganar lo que los hombres blancos ganan en un año. El Día de la Igualdad Salarial para las Latinas (29 de octubre de 2020) es un día en el que se conmemora el tiempo que tardan las latinas en alcanzar el salario de sus homólogos blancos no hispanos del año anterior. 

Además de la desigualdad salarial, la pandemia del COVID-19 ha cobrado un alto precio a las mujeres trabajadoras, especialmente a las latinas. Desde 2010, la tasa de participación de las mujeres latinas en la fuerza laboral ha rondado o superado el 60% (62% en febrero de 2020). Como resultado de los impactos económicos y sociales desproporcionados del COVID-19, la participación de las latinas en la fuerza laboral ha caído al 57% en septiembre de 2020, una tasa que no se ha visto en esta década. 

La población hispana y su poder de voto han aumentado de forma constante, con un movimiento positivo significativo en la educación, el empleo y el poder adquisitivo. Pero los salarios de las latinas se han estancado. En el hogar, los hogares hispanos tienen un 40% más de probabilidades de ser multigeneracionales. Pero incluso con más personas y contribuyentes potenciales de ingresos en el hogar de una latina, los ingresos generales siguen siendo inferiores a los del hogar medio de Estados Unidos. Por ejemplo, el 55% de los hogares hispanos tienen unos ingresos de 50.000 dólares o más, mientras que en el total de los hogares estadounidenses esa cifra es del 59%. Cerrar la brecha salarial para las latinas también significa reducir el retraso en los ingresos de sus hogares.  

Sin embargo, las latinas han tomado esos 4 centavos adicionales y los han utilizado para ayudar a impulsar el poder adquisitivo general de los hispanos a 1,7 billones de dólares hoy en día, un aumento del 11% sólo en la última década. Para 2024, se espera que ese poder de compra crezca aún más hasta alcanzar los 2,4 billones de dólares. La igualdad salarial para las latinas no sólo fortalece a la comunidad hispana, sino que también refuerza la economía total de Estados Unidos.

Para más información sobre la población hispana, visite Nielsen.com/Latino y Nielsen Election Hub.

Un agradecimiento especial a Charlene Polite Corley por su contribución a este artículo.

Seguir navegando por el mismo tema